Tendencia al diseño artesanal: oportunidad para el diseño cubano

La combinación de diseño y producción artesanal característica del diseño cubano se adapta a los gustos del consumidor contemporáneo.

Por ANNICK WOUNGLY-MASSAGA / 09.03.2015

Luminaria Tulúm, de Jorge Martínez Geo-graficas 2015 diseño cubano

Luminaria Tulúm, confeccionada a partir de los envases en los que el Gobierno cubano distribuía la leche antes de la crisis de los ’90. Diseño y fabricación: Jorge L. Martínez


El consumidor de hoy es exigente y crítico. En un mundo de marcas globales y ofertas uniformizadas, él está buscando algo singular y auténtico.

Tendencia actual: el diseñador fabrica con sus manos

Hoy la tendencia es la vuelta al origen: los diseñadores fabrican sus obras con sus propias manos y privilegian el uso de materiales en el estado más puro posible.

Diseñar objetos únicos

De esta fórmula resulta un objeto único, exclusivo, fabricado por un creador que le ha transmitido una impronta a menudo inimitable, y que garantiza un trabajo de calidad al controlar la realización de su idea desde la génesis hasta la terminación.

Un producto con este enfoque le aporta sentido a la vida de quien lo adquiere, y esto es una gran ventaja en comparación con un objeto producido de manera industrial y automatizada, en la cual es una máquina quien reproduce un diseño en miles de copias idénticas.

El diseño cubano se inscribe en esta tendencia

Es el caso de varias de las creaciones que pudieron ser apreciadas en el marco de la exposición de diseño cubano Geo-gráficas 2015. Muchas de ellas han sido fabricadas a mano por los propios autores, que ante la dificultad para insertarse en una industria ralentizada por varios decenios de crisis económica, han retomado los procesos artesanales de producción.

Aumenta el valor del diseño

Cuando los propios diseñadores cubanos asumen la fabricación de sus diseños, aumenta el peso de la intervención humana en la producción y con ello el valor de los productos.

Oportunidades para el diseño cubano

En este mundo cada vez más globalizado, donde la fabricación artesanal se ha vuelto un elemento de penetración de mercado y una estrategia importante para generar valor distintivo, este comportamiento del mercado ofrece un terreno favorable para el diseño cubano, que es un diseño “hecho a mano”, fruto de la fusión de un patrimonio cultural con lo contemporáneo.

Iniciativas de comercialización

Varios espacios de venta de artículos de diseño artesanal cubano han visto la luz en La Habana. Esto es un reflejo de que, en Cuba, más de un empresario ha depositado su confianza en el interés (y las ganancias) que puede generar el buen diseño cubano.