Ultimo beso a René Azcuy. Homenaje.

El último beso a René Azcuy

El maestro cubano de la gráfica René Azcuy, autor de los indispensables carteles Besos robados y La última cena falleció el pasado 25 de marzo. Lamentamos grandemente esta pérdida.

René Azcuy en 1987. Foto de José A. Figueroa. Cortesía Estudio Figueroa-Vives.

Una de las figuras más representativas de la cartelística cubana

Perteneciente al grupo de diseñadores cubanos que hicieron que la cartelística se convirtiera en la manifestación más destacada en los años 60, 70 y 80, el estilo de Azcuy se distingue por una gran moderación en el uso del color y un tratamiento en alto contraste de la fotografía.

Graduado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de San Alejandro en 1955, se desempeñó como ilustrador en el ámbito de la publicidad. Después de trabajar en la Ciudad Deportiva creando carteles sobre eventos deportivos, se vinculó al ICAIC. Allí realizó, de 1963 a 1983, más de 250 carteles para películas cubanas y extranjeras. Su actividad en ese período incluyó además el diseño de logotipos, vallas, créditos de películas, plegables, anuncios de prensa y cubiertas para discos, revistas y libros.

Azcuy residía en México desde 1992. Allí se dedicó fundamentalmente a la docencia -fue profesor de numerosas generaciones de diseñadores en varias escuelas en ese país-, y a la promoción de la gráfica latinoamericana.

Tres anécdotas del maestro:

De cómo Azcuy definió su estilo

Un buen día, en el ICAIC, Azcuy se detuvo a cierta distancia de un mural que exponía un centenar de carteles y se puso a estudiarlo. Cayó en la cuenta de que era todo un hervidero de colores. En medio de toda esa barahúnda, su obra no se distinguía de las demás. “No tenía un estilo, sino que era uno más dentro de la confusión de las formas representativas del color y todas esas cosas. Entonces decidí empezar a aplicar una restricción del color.”

Besos robados en una guagua

Azcuy ya había comenzado a bocetar en el cartel, recopilando imágenes de labios y bocas. Una tarde salió de su estudio a encontrarse con unos amigos y se montó en una guagua. Durante el trayecto escuchó una conversación entre dos jovencitas. Una comentaba que se le había corrido el maquillaje de los labios. “Yo oí esto que se refería a algo que no está en su lugar, que se ha desplazado. (…) Entroncaba además con una cuestión que yo intentaba resolver, y que era dar la evidencia del desplazamiento, de acuerdo al título de Besos robados“.

La última cena: algunas controversias con Titón

Para el cartel, a Titón (Tomás Gutiérrez Alea) se le había ocurrido representar al Conde y a los esclavos como una alusión a la conocida imagen de Cristo y los apóstoles compartiendo el pan y el vino antes de la muerte de Jesús. El problema era -además de un básico conflicto de formato, pues el cuadro de La última cena es muy horizontal y Azcuy trabajaba la disposición vertical-, que el concepto no correspondía con el estilo depurado que caracterizaba a Azcuy.

“Su idea no era mala, pero era horizontal, y yo trabajaba la verticalidad y la simplicidad. Yo tenía mi posición, pero tuve la prudencia de no descartar la idea de Titón, que en definitiva era lógica. Le dije: Déjame pensar en otra idea que tengo. Voy a tomar en cuenta la tuya, pero déjame pensar.”

Un clásico de la gráfica cubana

René Azcuy será siempre uno de los grandes nombres de la gráfica cubana. El minimalismo y las buenas ideas que hacen acto de presencia en cada una de sus obras para crear mensajes contundentes y dramáticos, lo convirtieron en uno de los grandes del panorama del diseño cubano. Su legado al universo del cartel cinematográfico es impagable.


Para leer las anécdotas completas, y otras confesiones de René Azcuy, les recomendamos la entrevista de Carlos Espinosa Domínguez en Cubaencuentro.


Cartel Besos robados, René Azcuy.
Cartel La última cena, René Azcuy.
Cartel El duelo, René Azcuy.
Cartel Aventuras de unos italianos en Rusia, René Azcuy.
Cartel El mensajero, René Azcuy.
Cartel Puerto Rico, René Azcuy.
Cartel El último beso, homenaje a René Azcuy. Annick Woungly.
Cartel homenaje a René Azcuy. Arístides Torres.
Cartel homenaje a René Azcuy. Fabian Emmanuel.
4 comentarios
  1. Rene Azcuy jr.
    Rene Azcuy jr. Dice:

    Gracia por esta reseña sobre mi padre. La foto de Figo me sorprendió, no la conocía, es magnífica, y tu cartel El último beso es un hermoso homenaje simbólico. También ese cartel de Fabian Emmanuel sintetiza perfectamente el título de unas memorias didácticas que Azcuy estuvo trabajando: El diseñador en su laberinto creativo. Un abrazo.

    Responder
  2. Annick Woungly-Massaga
    Annick Woungly-Massaga Dice:

    Muchas gracias René! El gusto es nuestro. Es un honor para nuestra generación haber contado con tal ejemplo, y este homenaje, aunque modesto, es de todo corazón. Nuestras sinceras condolencias a toda la familia.

    Responder
  3. Eduardo García Ruiz
    Eduardo García Ruiz Dice:

    Gracias René Azcuy, como olvidar tus cátedras de diseño aderezadas con tu tono de voz amable y a la vez imperativo y con todo el sabor cubano, gracias por tu entrega a los primeros años del colegio de diseño de la Buap, hasta siempre

    Responder
  4. Paola Esquide
    Paola Esquide Dice:

    Lamento tanto que un ser humano como lo era el Mtro. Azcuy haya terminado su camino aqui con nosotros en la tierra, me quedo con todas sus enseñanzas y buenos recuerdos. Lo vamos a exteñar.
    Te envio el mas grande abrazo ahora estas recorriendo un camino donde seguramente estaras llenando de color y luz ..

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.